ZONA DE ADULTOS: Sexo por encima de Dinero y Poder


ADVERTENCIA
EL CONTENIDO DE ESTA PÁGINA NO ES APTO PARA MENORES, POR LO QUE EL AUTOR NO SE RESPONSABILIZA DE SU LECTURA POR PARTE DE MENORES DE 16 AÑOS. 




Sexo por encima del dinero y poder.
Pareciera, digo que solo pareciera, que estos tres componentes son los principales motivadores de la existencia humana en general, tomando ligeramente la apreciación, sin entrar en detalles profundos y analizados ya.
De ellos, el Sexo tiene un poco más del 33% si dividiésemos el 100% de los tres. Esto quiere decir que el Sexo mantendría una preponderancia sobre los demás. El dinero con el poder estarían siempre supeditados al Sexo como motor de este tren.
A continuación expongo un diccionario de las filias sexuales, al leerlo desde la A a la Z sin lugar a dudas que sentiremos que con algunos nos identificamos más cercanamente que con otros que nos parecerán excesivos o simplemente repudiables. Pero dejemos que sea nuestro más íntimo sentimiento el que decida y en secreto permitamos que nuestra balanza moral se incline sin prejuicios.
Las filias:
A
Abasiofilia: Atracción sexual por personas mutiladas, frecuentemente cojas o paralíticas. Tan extraño gusto sexual parece responder a una cuestión de costumbres. Según cuentan algunos expertos, en aquellos sitios donde la polio (causante de muchas cojeras en la población) causó estragos a mediados de siglo, los estudios indican que hay preponderancia de abasiófilos entre aquellos que fueron adolescentes o púberes por aquel entonces.
Acomoclitismo: Excitación por los genitales lampiños o depilados.
Acrofilia: Atracción por las alturas o por personas altas.
Acrotomofilia: La excitación sexual se produce por los miembros amputados de la pareja.
Actirastia: Excitación sexual proveniente de la exposición a los rayos del sol o de sentir el calor del sol.
Acucullofilia: Atracción por los penes circuncidados.
Adolescentismo: Vestirse o actuar como un adolescente.
Aerofilia: Atracción por el vuelo y todo los relacionado con volar.
Agalmatofilia, galateísmo, monumentofilia o pigmalionismo: El estímulo erótico se produce con estatuas o maniquíes desnudos.
Agonofilia: Atracción por la lucha con la pareja. Excitación que surge en la pareja después de una pelea física.
Agorafilia: Atracción a los espacios abiertos. En el ámbito sexual, se entiende como la excitación producida por la actividad sexual o el exhibicionismo en lugares públicos.
Agrexofilia: Atracción por el hecho de que la actividad sexual sea oída por otras personas.
Albutofilia: Atracción por los baños, las duchas calientes y en general por el contacto con el agua.
Algofilia: Atracción por sentir dolor. Se diferencia del masoquismo por la ausencia del componente erótico.
Algolagnia: Proviene del griego (algos: dolor, lagneia: placer). Sensación de placer (no sexual) que se obtiene al infligir dolor a otros.
Alopelia: Experimentar un orgasmo sólo viendo a otras personas manteniendo relaciones sexuales.
Alorgasmia: Excitación proveniente de fantasear durante el acto sexual con otra persona que no sea la pareja.
Alotriorastia: Excitación por parejas sexuales de otras razas.
Altocalcifilia: Atracción por los zapatos de tacón alto como fetiche.
Alveofilia: Atracción por tener relaciones sexuales en una bañera.
Alvinolagnia: El placer sexual se obtiene únicamente con el estómago de la pareja.
Amaurofilia: Preferencia por el sexo con personas invidentes o con los ojos vendados.
Amelotasis o Amelotatista: Atracción sexual hacia personas con algún miembro amputado.
Amiquesis: Excitación producida al rascar a la pareja durante el acto sexual.
Amokoscisia: Excitación por el deseo de castigar a la pareja sexual.
Amomaxia: La excitación se consigue al tener relaciones sexuales dentro de un automóvil estacionado.
Anastimafilia: Atracción por las personas obesas.
Androginofilia: Atracción por las personas andróginas, que posee simultáneamente rasgos masculinos y femeninos.
Androidismo: Excitación provocada por muñecos o robots con aspecto humano.
Andromanía: Hipersexualidad masculina o deseo desaforado por la práctica del sexo. Se trata de la versión masculina de la ninfomanía. Condición compulsiva en un hombre de tener relaciones con diferentes personas, de manera promiscua y sin estar enamorado. No equivale a gigoló (quien recibe una paga)
Andromimetofilia: Atracción por las mujeres vestidas de hombres o que se comporten como tales.
Anglofilia: Admiración o simpatía por los ingleses o por lo inglés.
Anisonogamia: Atracción por una pareja sexual mucho más joven o mucho mas mayor.
Anofelorastia: Excitación que se produce al profanar objetos considerados sagrados.
anofilemia: Atracción por el sexo oral sobre el ano y el perineo.
Antolagnia: Placer obtenido al oler flores.
Apotemnofilia: Excitación sexual producida por la idea de ser amputado.
Aracnofilia: Atracción a las arañas.
Asfixiofilia: Los asfixiófilos hallan placer sexual por la asfixia, ya sea viéndola en su pareja o auto produciéndosela. La mayoría de los asfixiófilos no suelen pasar de un primer grado. Aun así, continúa siendo una práctica muy peligrosa, ya que la falta de oxígeno en el cerebro puede provocar daños irreversibles. La creencia de que la asfixia provoca placer sexual viene de tiempos inmemoriales, aunque las primeras fuentes que la citan se refieren al siglo XVII, cuando los médicos comenzaron a practicarla en pacientes impotentes ante la creencia de que un poco de asfixia reavivaba el miembro viril. Dicha creencia provenía del hecho que los cuerpos sin vida de los reos ahorcados sufrían una erección postmortem muy frecuentemente. Posteriormente se descubriría que esto se debía, simplemente, a los últimos retazos de actividad muscular.
Astenolagnia: Atracción por la humildad, la humillación o la debilidad sexual de la pareja.
Astrafilia: Atracción por los truenos y relámpagos.
Audiolagnia: El estímulo principal proviene de la escucha de otras personas realizando el acto sexual.
Autagonistofilia: El placer sexual se produce al ser visto por otras personas durante el acto sexual o ser filmado durante el mismo.
Autoabasiofilia: Atracción por ser cojo por la idea de convertirse en cojo.
Autoasasinofilia: Atracción por la fantasía de ser asesinado o de escenificar la propia muerte.
Autoasfixiofilia: Se trata de una parafilia en la que la excitación sexual se consigue cortándose la respiración durante la masturbación o el coito.
Autocateterismo: El sujeto obtiene placer mediante la introducción de sondas u otros objetos por su propia uretra.
Automisofilia: Atracción por ser degradado, ensuciado o corrompido utilizando ropa sucia, por ejemplo.
Autonepiofilia: La excitación se produce por utilizar pañales y ser tratado como un bebé.
Autopederastia: Se trata de una parafilia que se da en hombres que sólo encuentran placer introduciendo el pene en su propio ano.
Autoungulafilia: El placer se obtiene al rascarse los propios genitales. En casos extremso puede llegar a producir sangrado.
Avisodomía: Atracción por tener relaciones sexuales con aves.
Axilismo: Masturbación dentro de la axila de la pareja.


B
Barosmia: Excitación a través del olfato o mediante ciertos olores.
Basoexia: Excitación producida únicamente por los besos.
Belonefilia: Atracción a pincharse y a las agujas.
Biastofilia o raptofilia: Atracción por asaltar violentamente y por sorpresa a alguien contra su voluntad.
Biandria o bivirismo: Relación sexual entre una mujer y dos hombres.
Blastolagnia: Atracción por mujeres muy jóvenes.
Bondage: Del inglés "to bind", maniatar. Práctica sexual sadomasoquista en la que uno de los participantes permanece atado.
Botulinonia: Uso de un embutido (salchicha o chorizo) como consolador.
Braquioprosis (erotismo braquioprótico) : Práctica sexual en la que todo el brazo penetra el ano de la pareja.
Búndling: Del inglés "bundle up", abrigarse. Excitación por la pareja que duerme en la misma cama vestida y sin tener relaciones sexuales.


C
Candalagnia, candaulismo o triolismo: Excitación producida al ver a la pareja copulando con otra persona.
Capnolagnia o capnogalia: Excitación producida por ver la manera en que la otra persona fuma.
Catafilia: Excitación sexual del hombre cuando se somete a su pareja.
Cateterofilia: La excitación sexual se consigue con el uso de algún tipo de cateter.
Chezolagnia: La persona únicamente logra excitarse al masturbarse durante la defecación.
Cinofilia o canofilia: Afición por los perros, las exposiciones caninas o la cría y cuidado de los mismos.
Ciprieunia: La persona consigue la excitación sólo al tener relaciones con prostitutas.
Clastomanía: Tendencia patológica a destruir los objetos como una forma brusca de exteriorizar un impulso. También se entiende como la obsesión por romperle a la pareja la ropa que lleve puesta.
Claustrofilia: Tendencia a permanecer en espacios cerrados, cerrando puertas y ventanas.
Cleptofilia: Ver kleptofilia.
Clismafilia: Excitación erótica provocada por la inyección de alguna sustancia en el recto (como por ejemplo un enema) mientras se realiza juegos sexuales.
Coitolalia: La excitación sexual se produce al hablar durante el acto sexual.
Colpofilia: Atracción hacia los genitales en general.
Consuerofilia: Excitación sexual producida al coserse zonas de la piel con aguja e hilo.
Coprofemia: Placer obtenido al decir obscenidades en público.
Coprofilia: Atracción por ver defecar, ingerir heces o untarse con las heces propias o de la pareja.
Coprolagnia: Ver coprofilia.
Coprolalia: Tendencia patológica a proferir obscenidades.
Corefalismo: La excitación sexual se produce únicamente practicando sexo anal con niñas.
Coreofilia: Atracción por la danza y baile erótico.
Coulrofilia: Atracción hacia los payasos, saltimbanquis o bufones.
Cratolagnia: Excitación provocada por la fuerza de la pareja, Del griego kratos: 'poder'.
Crematistofilia: Atracción producida al pagar por sexo o ser robado por la pareja sexual durante la relación.
Crematofilia: Atracción por ser quemado o pensar en quemarse.
Criptoscopofilia: Atracción por contemplar la conducta (no necesariamente sexual) de otras personas en la privacidad de su hogar.
Cronofilia: Se trata de una parafilia en la que la edad del sujeto se considera inadecuada con la edad de la persona objeto de la atracción sexual. El término fue inventado por el psiquiatra John Money. Existen varios tipos: Gerontofilia, Paidofilia, Efebofilia, Infantofilia o nepiofilia y Teleiofilia
Crurofilia: Atracción por contemplar o acariciar las piernas.
Cunilalia: Excitación obtenida al hablar acerca de los genitales femeninos.
Cyesolagnia: La excitación sexual se consigue únicamente con mujeres embarazadas.


D
Dacryfilia o dacrilagnia: Se trata de un desorden de tipo psicosexual que se desencadena al ver lágrimas en los ojos de la pareja.
Deipnofilia: Atracción por las conversaciones de sobremesa.
Demofilia: Atracción hacia las multitudes.
Dendrofilia o Dentrofilia: Atracción producida al frotarse contra los árboles o vegetales en general.
Dextrofilia: Atracción hacia los objetos que se encuentran a la derecha del cuerpo.
Dipoldismo: Excitación producida al propinar cachetes en las nalgas a niños.
Dipsofilia: Atracción por beber. Se aplica a cualquier líquido, no solo a bebidas alcoholicas.
Dismorfofilia: Atracción sexual o emocional hacia personas deformadas.
Doogging: Excitación sexual al ser observados practicando sexo al aire libre o en el coche.
Dorafilia: Atracción por la piel humana o pieles animales, sintéticas o de cualquier otro tipo. Se aplica también a la excitación sexual proveniente del tocar el pelo.
Dysmorfofilia: Ver Dismorfofilia.


E
Ecdemolagnia: Deseo de viajar o estar lejos del hogar.
Ecouteurismo: Escuchar sin consentimiento a otras personas que mantienen relaciones sexuales.
Ecdiosis: Excitación producida al desnudarse ante desconocidos.
Efebofilia: Atracción sexual de una persona adulta hacia un adolescente o joven en la etapa pos puberal.
Electrofilia o electrocutofilia: Atracción por la electricidad y las descargas eléctricas.
Elefilia: Atracción obsesiva por determinados los tejidos.
Emetofilia: Atracción por vómito o el acto de vomitar.
Enditofilia o enditolagnia: Excitación producida por ver a la pareja vestida.
Eonismo: Deseo de ponerse ropas del sexo opuesto.
Erotofonofilia: Atracción por realizar llamadas telefónicas (normalmente anónimas) utilizando lenguaje erótico u obsceno.
Eopareunia: Situación en la que una persona muy joven mantiene relaciones sexuales.
Erotomanía o síndrome de De Clerambault: Creencia ilusoria de que otra persona, generalmente de un estatus social superior, está enamorada de ella.
Escatofilia: Atracción sexual por las heces. En su grado extremo, hablamos de coprofagia.
Escatofonofilia: Ver erotofonofilia.
Erotolalia: Estimularse sexualmente solamente hablando sobre sexo.
Escopofilia: Instinto o movimiento compulsivo hacia la contemplación placentera de otras personas, ya sea en la vida real o en el cine.
Espectrofilia: Atracción producida por la imagen reflejada en el espejo.
Estigmatofilia: Atracción producida por el hecho de que la pareja tenga tatuajes, agujereamientos (píercing), sacrificios o cicatrices.
Eufilia: Atracción por las buenas noticias.
Exhibicionismo: El placer sexual se obtiene al asustar o crear pánico a otros mediante la exposición por sorpresa del cuerpo desnudo (o de alguna de sus partes). En las películas se representa en ocasiones con el paseante de los parques que al divisar una víctima abre de golpe su gabardina para mostrar los genitales. También se considera exhibicionismo la necesidad de ser visto para poder llevar a cabo el coito.
Exofilia o neofilia: atracción ante lo inusual, bizarro o que sale de la norma.


F
Falofilia: Implica una gran atracción sexual por un pene erecto de dimensiones extraordinarias. La costumbre de hacer bollos con forma de pene por Semana Santa no pudo ser erradicada por el cristianismo que permitió que tales bollos se siguieran confeccionando a condición de que llevaran una cruz o se llamaran "cruasan" es decir, cruz santa.
Fermininofilia: Atracción por las personas u objetos feos.
Fetichismo, parcialismo o idolismo: Necesidad de utilizar objetos o talismanes de la pareja para poder excitarse.
Flatofilia: Atracción por el olor de los gases intestinales propios o de la pareja.
Fonofilia: Se trata de la necesidad de escuchar dichas palabras obscenas durante el acto sexual.
Formicofilia: Atracción por el reptar de insectos o pequeños animales (Caracoles, gusanos, etc.) sobre los genitales, el área perineal y los pezones.
Fratrilagnia: Atracción por las relaciones sexuales incestuosas o al imaginar el sexo con un hermano o hermana.
Frotismo, froteurismo o tocheurismo: La persona obtiene placer sexual frotando sus genitales contra personas desconocidas en una multitud.
Furtling: Excitación producida al introducir un dedo a través de un agujero cortado en la zona genital de una foto o dibujo.


G
Galactofilia: Atracción por beber leche del pecho de una mujer.
Gerontofilia: Atracción sexual de una persona joven por otra de edad mucho mayor.
Ginonudomanía: Compulsión por arrancar violentamente las ropas a la pareja.
Gimnofilia o nudomanía: Excitación producida por la desnudez.
Ginemimetofilia: Atracción sexual por los travestis o por hombres que se visten o comportan como mujeres.
Gomfipotismo: Excitación provocada por los dientes.
Grafolagnia, iconolagnia o pictofilia: La consecución del estímulo sexual se produce únicamente ante fotos, videos o cuadros eróticos. Puede darse sólo o en presencia de la pareja.
Graofilia, matronolagnia o anililagnia: atracción sexual de una persona joven por una mujer de edad mucho mayor.
Gregomulcia: Excitación al ser manoseado por una persona desconocida en una multitud.


H
Harpaxofilia: Atracción producida a ser asaltado o robado con violencia.
Hebefilia: Ver efebofilia.
Hematofilia: Excitación por ver tocar o beber la sangre.
Hemotigolagnia: Atracción sexual por los tampones usados.
Hibristofilia: Apetencia sexual desorbitada por tener relaciones con violadores, asesinos o criminales.
Hidrofilia: Atracción producida por el agua.
Hierofilia: Atracción sexual por personas u objetos sagrados, como por ejemplo las cruces.
Hifefilia: El placer sexual se obtiene al tocar, sentir o rozar contra la piel los objetos ajenos como ropa, cabellos, piel, etc. Habitualmente, se trata de objetos utilizados en las principales zonas eróticas del cuerpo de la pareja como ropa íntima.
Higrofilia: Atracción por los fluidos corporales en general.
Hipnofilia: Excitación producida al contemplar a personas dormidas.
Hipoxifilia: Ver asfixiofilia.
Hirsutofilia: Del latín hirsutus "vello áspero" y del griego filia "amor". Se trata de una la parafilia que se refiere a la atracción por el vello corporal. En este fetichismo, frecuente tanto en mujeres como en hombres, se centra la excitación erótica en los varones velludos o en las zonas peludas de éstos.
Homiliofilia: Placer derivado de predicar un determinado credo o religión a personas débiles, sencillas, crédulas o inocentonas.
Homofilia: Del Griego homos (igual) y philia (atracción). Atracción sexual por personas del mismo sexo.


I
Iatronudia: ver latronudia.
Infantalismo (anaclitismo) : La única excitación proviene de imitar el comportamiento de un niño o de realizar actividades propias de la infancia.
Ipsofilia: Atracción sexual sólo por uno mismo.


J
Jactitafilia: Placer experimentado al relatar las propias hazañas sexuales.
Juvenalismo o juvenilismo: Excitación producida en personas adultas por el hecho de representar la etapa juvenil del desarrollo y ser tratado como tal por la pareja.


K
Keraunofilia: Excitación producida por los rayos y los truenos.
Knissofilia: Parafilia de quien siente placer al oler el incienso que se suele utilizar en las misas.
kleptofilia o kleptolagnia: Es el hecho de tener que robar para lograr el deseo erótico. La excitación erótica se obtiene del hecho de entrar y robar ilícitamente la morada de un desconocido o pareja potencial.
Klismafilia: Ver Clismafilia.
Knismolagnia: excitación sexual producida por las cosquillas.


L
Lactafilia: Atracción por los pechos en periodo de amamantamiento. También se refiere se refiere a la excitación sexual provocada al mirar a una mujer lactando o al ser amamantado
Latronudia: Excitación por desnudarse ante el médico, generalmente fingiendo una dolencia.
Lectolagnia: Excitación producida durante la lectura de textos de contenido erótico.
Leptosadismo: Se trata de una forma suave del sadismo.
Levofilia: Atracción por lo objetos que se encuentran a la izquierda del cuerpo.
Ligirofilia: Atracción por los ruidos fuertes.
Ligerastia: Se dice de las personas que necesitan la total oscuridad para poder excitarse.
Logizomecanofilia o logisomecanofilia: Atracción hacia los ordenadores.


M
Macrofilia: Atracción por las personas grandes o rollizas.
Macrogenitalismo: Excitación vinculada con un macrofalo (pene muy grande).
Maieusiofilia: Atracción por las mujeres embarazadas.
Maniafilia: Atracción por la locura.
Martimaclia (martymachlia) : Excitación al ser observado por otras personas durante la relación sexual.
Masoquismo o duololagnia: El placer sexual se obtiene ligado a la propia humillación, tortura, abuso o sufrimiento físico (al recibir cachetes, latigazos, pellizcos, etc.) o moral. Se diferencia de la algomanía por la presencia del componente erótico.
Melolagnia: Excitación sexual provocada por la música (no necesariamente tiene que ser música con letras eróticas).
Menstruofilia o menofilia: Atracción por la mujer en el periodo de la menstruación.
Merintofilia: Excitación sexual producida al estar atado.
Metalfilia: Atracción por el metal y los objetos metálicos.
Microfilia: Atracción sexual por las personas pequeñas o enanas.
Miscegenación: Ver alotriorastia.
Microgenitalismo: Excitación por los penes pequeños (Menos de 10 cm).
Misofilia: Ver automisofilia.
Mixoscopía o escoptolagnia: Excitación producida al observar abiertamente a otras personas realizando el acto sexual. Se diferencia del voyeurismo en que en este caso, las personas se saben observadas.
Morfofilia: Atracción por personas con ciertas características físicas prominentes o elementos destacados de la pareja (sólo rubios, sólo obesos, mujeres con grandes pechos, un lunar etc.)
Moriafilia: Excitación producida al contar o escuchar chistes con contenido sexual.


N
Nafefilia: Excitación por tocar o ser tocado por otras personas.
Nanofilia: Atracción sexual por las personas pequeña o enanas.
Narratofilia: La excitación sexual se consigue al relatar o imaginar historias eróticas o utilizar vocabulario obsceno en presencia de la pareja.
Necroclesis: Atracción por realizar el acto sexual con un cadáver femenino.
Necrofilia:Atracción hacia los muertos o perversión sexual de quien obtiene placer erótico con cadáveres.
Negrofilia: atracción hacia personas de color.
Neofilia: Atracción por lo nuevo o exótico. También se refiere a los individuos que presenta una atracción compulsiva hacia los objetos de última tecnología.
Nepiofilia o nepiolagnia: El placer sexual se obtiene cuando la pareja es un niño del sexo opuesto.
Nepirastia: Excitación producida por tener alzado a un bebé.
Nictofilia: Atracción a la oscuridad.
Ninfofilia o Lolitismo: Atracción que algunos hombres sienten por las adolescentes o las niñas que están a punto de tener su primera regla. Su equivalente masculino se llama efebofilia.
Ninfomanía: Hipersexualidad femenina. En latín también se la llamaba furor uterinus. Se trata de un apetito sexual exagerado de la mujer. El límite de lo normal no esta definido claramente, pero se puede decir que existe patología sexual si las preocupaciones sexuales tienden a dominar el pensamiento conciente aun después de que el acto sexual ha sido ejecutado o si el sexo tiene una influencia tan dominante que interfiere con otros aspectos de la vida diaria del individuo
Nomatofilia: Atracción por los nombres.
Normofilia: Excitación exclusiva por los actos considerados normales por la propia religión o sociedad.
Nosolagnia: Excitación proveniente de saber que la pareja padece una enfermedad terminal.


O
Oclofilia: Excitación ante una multitud de personas reunidas.
Octofilia: Atracción hacia la figura del 8.
Odaxelagnia: Excitación producida al morder o ser mordido por la pareja.
Odofilia: Excitación producida por los viajes.
Ofidiofilia: Atracción hacia las serpientes y reptiles en general.
Ofolagnia: Excitación producida por canciones o ruidos eróticos.
Olfatofilia o Olfactofilia: Atracción por el olor de distintas partes del cuerpo de la pareja, en especial el de las zonas erógenas.
Omolagnia: Excitación provocada al contemplar la desnudez.
Ornitofilia o avisodomía: Afición por las aves.
Ortofilia: Atracción por la propiedad.
Osmolagnia: Excitación producida por los olores.
Otofilia: Atracción por las orejas.
Ozolagnia: Excitación producida por olores fuertes.


P
Partenofilia: Atracción por las personas vírgenes.
Parcialismo: Atracción por una parte concreta del cuerpo de la pareja que no tenga connotaciones sexuales explícitas, como por ejemplo pies, manos, etc.
Peodeictofilia o Peodeiktofilia: El placer se obtiene al provocar sorpresa, desmayo, shock o pánico en un desconocido tras la exhibición ilícita del pene.
Pediofilia: Atracción por las muñecas.
Pedofilia: Atracción sexual por los niños.
Picacismo: Excitación sexual al introducirse alimentos en alguna de las cavidades del cuerpo con el fin de que la pareja los recupere con la boca.
Pigofilia o pigotripsis: Placer producido por el contacto o roce con las nalgas.
Pigmalionismo, agalmatofilia, galateísmo o monumentofilia: Atracción sexual por estatuas o maniquíes desnudos. Proviene de Pigmalión, personaje mitológico griego que se enamoró de una estatua de su propia creación.
Pirofilia o Pirolagnia: Atracción por el fuego o los incendios.
Podafilia: Es una variante del parcialismo en la que el estímulo fetichista son los pies (pódos).
Polyiterofilia: Necesidad de tener una serie de parejas sexuales consecutivas antes de conseguir el orgasmo.
Ponifilia: Atracción por los ponis.
Pornolagnia: Frecuentar la compañía de prostitutas o preferencia por cohabitar con ellas.
Pornofilia (del griego "porno", ramera y "philos", amante): Atracción por todo lo relacionado con la prostitución y simpatía hacia sus profesionales.
Psicrofilia: Excitación producida por el frío o al ver a personas con frío.
Pubefilia o ginelofilia: Excitación producida al contemplar o acariciar el vello pubiano.
Pungofilia: Necesidad de ser pinchado para obtener placer sexual.


Q
Quinunolagnia: Excitación sexual producida al ponerse en situaciones de peligro.


R
Rabdofilia: Atracción por ser flagelado.
Renifleurismo: Desviación sexual en la que la excitación es debida al olor de la orina.
Retifismo: Atracción por los zapatos.
Ripofilia: Atracción por la suciedad.


S
Sadismo: La experimentación del placer erótico se produce al provocar dolor físico o humillación en la pareja.
Satiriasis (donjuanismo) : Ver Andromanía.
Sinforofilia o simforofilia: Excitación sexual por organizar, presenciar o imaginar un desastre o accidente.
Salirofilia: Excitación producida al ingerir la saliva o el sudor de la pareja.
Saliromanía: Deseo por ensuciar o dañar el cuerpo o la ropa de la pareja.
Somnofilia: Atracción por acariciar y realizar sexo oral con una persona dormida hasta despertarla. Sin utilizar la violencia.
Sudorofilia: Atracción por el sudor.


T
Tafefilia: Excitación proveniente de ser enterrado vivo.
Telefonofilia: Afición exagerada por las conversaciones telefónicas.
Tesauromanía: Afición por recolectar objetos pertenecientes a la persona amada.
Thlipsosis o zlipsosis: Excitación proveniente de los pellizcos.
Toucherismo: Estímulo que se produce al tocar a personas desconocidas.
Tragolimia: Deseo sexual compulsivo sin tener en cuenta el atractivo de la pareja.
Transvestofilia: La estimulación sexual depende del hecho de vestir prendas, especialmente prendas interiores, del otro sexo.
Triolismo: La excitación depende de observar abiertamente a la propia pareja teniendo relaciones con una tercera persona.
Traumatofilia: Se trata de un estado psicológico en el que el individuo siente placer con las lesiones o intervenciones quirúrgicas.
Tripsofilia o tripsolagnia: Excitación producida al ser masajeado o al hacerse lavar el cabello.
Troilismo (del francés trois): Ver triolismo.


U
Undinismo: Excitación sexual producida por el vaivén del mar.
Uretralismo: Introducción de objetos en la uretra. Puede ser de tipo auto sexual, heterosexual u homosexual.
Urofilia, urolagnia u ondinismo: Atracción por ver orinar o ingerir orina.


V
Vampirismo: Excitación sexual producida por la extracción de sangre.
Vincilagnia: Excitación por hacerse atar.
Voyeurismo: Excitación producida al ver a otras personas realizando el acto sexual de manera subrepticia, es decir, que quienes son observados no lo sabe. Puede excitar mucho al voyeurista la posibilidad de ser descubierto. Algunas personas lo llevan hasta sus límites y se arriesgan a ser descubiertas porque de esa manera su excitación se incrementa.


X
Xenofilia: Atracción por los extranjeros.
Xenoglosofilia : Preferencia por las lenguas extranjeras.


Z
Zelofilia: Atracción producida por el sentimiento de envidia.
Zemifilia: Atracción por los topos.
Zoofilia (bestialismo): Afición por los animales. También se refiere al placer sexual que se obtiene al mantener relaciones sexuales con animales.

Ahora que ya lo han leído y espero que por completo,
¿Cuáles son los que se manifestaron internamente como cercanos a vuestros pensamientos?
¿Con cuál se han sentido aunque sea un tanto, atraídos y dijeron para su interior, “de este tengo un poco”?
No busco la respuesta escrita, solo mover un tanto los finos hilos de nuestros paradigmas más profundos y ocultos.
He hecho el experimento de solo concentrarme en la lectura minuciosa de cada término he ido anotando cada uno de aquellos donde mi pensamiento se detenía por hallar algún indicio de paralelismo con gustos o apetencias personales, algunas dormidas, olvidadas, otras con mayor presencia en la búsqueda de placer cotidiano. El resultado ha sido que siento cierta presencia en mis gustos de 29 de ellas. No me considero un obseso en el Sexo, ni tampoco un indiferente hacia él, tengo en el momento de hacer esto, una relación estable, común, con una práctica sexual que se puede denominar como estándar. Sin embargo han sido 29 de las filias las que me han movido el interés.
A modo de confesión, (dentro de lo que personalmente me permito) mencionaré algunas de ellas:

Acomoclitismo: Excitación por los genitales lampiños o depilados.
Agonofilia: Atracción por la lucha con la pareja. Excitación que surge en la pareja después de una pelea física.
Agorafilia: Atracción a los espacios abiertos. En el ámbito sexual, se entiende como la excitación producida por la actividad sexual o el exhibicionismo en lugares públicos.
Amomaxia: La excitación se consigue al tener relaciones sexuales dentro de un automóvil estacionado.
Crurofilia: Atracción por contemplar o acariciar las piernas.
Deipnofilia: Atracción por las conversaciones de sobremesa.
Lectolagnia: Excitación producida durante la lectura de textos de contenido erótico.
Osmolagnia: Excitación producida por los olores.
Tripsofilia o tripsolagnia: Excitación producida al ser masajeado o al hacerse lavar el cabello.

Como supongo algunas de ellas son comunes e inofensivas, aunque dudo cómo me tratará el peluquero cuando sepa que es posible que me excite sexualmente al momento del lavado de mi cabello, o de los comensales de una reunión familiar si saben que me puedo sentir excitado con la conversación de sobremesa, pero aclaro que son las que solo me han producido un interés subyacente en mi inconsciente y estimo no son las que prevalecen por lo común.
Por otro lado es también interesante ver aquellas que nos repugnan al conocerles en el listado como:

Abasiofilia: Atracción sexual por personas mutiladas, frecuentemente cojas o paralíticas. Tan extraño gusto sexual parece responder a una cuestión de costumbres.
Anastimafilia: 
Avisodomía: Atracción por tener relaciones sexuales con aves.
Braquioprosis (erotismo braquioprótico) : Práctica sexual en la que todo el brazo penetra el ano de la pareja.
Coprofilia: Atracción por ver defecar, ingerir heces o untarse con las heces propias o de la pareja.
Corefalismo: La excitación sexual se produce únicamente practicando sexo anal con niñas.
Hemotigolagnia: Atracción sexual por los tampones usados.
Necrofilia:Atracción hacia los muertos o perversión sexual de quien obtiene placer erótico con cadáveres.

Y las hay extrañas y a veces incomprensibles, pero que no dudo anidan en algún que otro con serias desviaciones como:

Alvinolagnia: El placer sexual se obtiene únicamente con el estómago de la pareja.
Aracnofilia: Atracción a las arañas.
Axilismo: Masturbación dentro de la axila de la pareja.
Coulrofilia: Atracción hacia los payasos, saltimbanquis o bufones.
Dendrofilia o Dentrofilia: Atracción producida al frotarse contra los árboles o vegetales en general.
Eufilia: Atracción por las buenas noticias.
Gomfipotismo: Excitación provocada por los dientes.
Octofilia: Atracción hacia la figura del 8.

Sin lugar a dudas y solo es un parecer personal, por lo que no juzgo los gustos ajenos, que sentir atracción sexual con el número 8 o con las arañas, son especialmente excepcionales.
Los “gatillos” que poseemos para que se inicie la atracción sexual son numerosos y no les conocemos en su totalidad, es evidente que es una mezcla de situaciones y gustos actuales con placeres atávicos, incrustados en nuestra parte más animal. Pienso que esta mezcla se vuelve explosiva y los elementos combinados dan por resultado comportamientos degenerados respecto a los que inicialmente aparecieron para el solo destino de la reproducción.
A esta situación interna y profunda, le agregamos un desfasaje entre la evolución del cuerpo humano respecto a las exigencias que recibe desde las tecnologías en su avance continuo y exponencial. Para que el cuerpo evolucione necesita ciento de años, mientras que la tecnología lo está haciendo en minutos o segundos, de esta forma el mercado tecnológico incita a que estemos a cada día probando nuevas experiencias desfasadas con las habilidades de captación del organismo. Un ejemplo es la realidad virtual, exige esta que el cerebro compatibilice dos realidades de modo simultáneo, sin embargo el manejo de dos existencias hasta hace muy poco en función de un tiempo universal, era muy distinto y se valía de los sueños, donde intervienen otros mecanismos con otra mecánica para llegar al mismo resultado. Soñamos y nos sumergimos en lo que llamábamos los mundos oníricos, esto solo lo lográbamos mediante entrar en un estado determinado y salir de ellos, los mundos de los sueños, llevaba a un mecanismo de despertar que no siempre garantizaba que fuese ligero y confortable, pero estaba dentro de lo que durante milenios el cuerpo hace; ahora con la RV el camino de dormir, soñar, despertar, se hace en el mismo estado de consciencia sumando los mundos oníricos con el que vivimos como real.
Caminamos por un suelo helado con una fina capa escarchada que a nuestro peso podemos dar con un chapuzón inesperado y desagradable, así defino el tránsito por la vida de adulto ante el acceso irrestricto a cuanta sensación imaginemos. La red ha sido el mayor portal que hemos abierto para que las fantasías vuelen a su aire y nos lleven de las narices a estados fuera del alcance hasta muy poco. El cibersexo, como ejemplo, es solo la punta del iceberg que se muestra de lo que hay detrás pocas veces somos conscientes, y los valores morales que deberían servir de muro de contención, han desaparecido como por arte de magia. En alas de una libertad que se supone arbitrariamente quitada del ser humano, incursionamos en todo aquello que lleve el rótulo de prohibido por el solo placer de agregar emociones y riesgos a lo que suponemos una vida monótona y gris.
¿Pero es realmente así de insoportablemente rutinaria la vida con nuestra pareja como lo pintamos, o estamos camuflando otras apetencias que no coinciden precisamente con los fundamentos de la monogamia?
¿Es acaso que guardamos en memoria actos que reprimimos y que serían llamados bestiales si los exhibiésemos?
Sé que la sinceridad no es la virtud más destacada del ser humano, mentimos constantemente y comprendo que la mentira también tiene su razón de ser, como parte de las reglas de supervivencia es necesaria, claro que si estuviésemos viviendo en situación permanente de alerta lo que se consideraría normal; pero en una sociedad que ha organizado sistemas de justicia y de protección, mentir para sobrevivir no tiene mucho que argumentar a su favor.
La excusa de la rutinaria vida en pareja se hace presente en cuanto se habla de infidelidad, la mentira es la herramienta que más uso tiene en estos casos.
¿Es entonces la red, con sus lados oscuros, el desahogo de la gula sexual que está reprimida por las reglas sociales?
No estoy seguro que así sea, o que simplemente el ser humano es así de complejamente retorcido y ha existido siempre manifestando subyacentemente esas voracidades repudiables.
Tras observar el comportamiento de anónimos en un chat para adultos, me termino de convencer que con la red o sin ella, estos individuos que revelan conductas sociales fuera de límites conocidos, están entre nosotros sin que de ello nos percatemos. Creemos hacer una vida normal y corriente, sanear nuestras deudas externas e internas, corregir los defectos que poseemos lo mejor posible, comportarnos de un modo inteligentemente correcto, no teniendo necesidades de exteriorizar nada oscuro, y de pronto al permitir el anonimato, o cubrir la identidad se puede cambiar de modus operandis y pasar a ser pervertidos y asquerosamente vulgares.
Extracto de una charla en un chat de adultos:



-       ¿estas también triste?- ¿o te suicidarías onánicamente como he dicho?-
-       Si, lo segundo.- aunque lo primero también, pero menos.-
-       Pues vamos a suicidarnos de modo onánico.-
-       Yo ya lo hago.-
-       Ah sí? Será el ritual del onánico perverso?
-       Cuál ese rito?
-       El de pelársela a dos manos.-
-       Y darle hasta que el corazón diga basta?-
-       Exacto, hasta que el esfuerzo o el asco te diga basta.-
-       Tú crees que se puede morir de asco?-
-       No sé, pero me da que a dos manos se puede llegar lejos y que no da asco hacerlo.-
-       Yo ya lo hago.-
-       Y como lo haces?.-
-       Llego a mi casa, me despeloto, me miro al espejo y viendo lo que soy me la casco y lleno el espejo de lefa.-
-       Eso es narcicismo.-
-       No sé cómo se llama, solo sé que es muy bueno.-
-       Al fin te amas a ti mismo.-
-       Llámalo como quieras, me da igual.-
-       Está bien respeto las manías ajenas.-
-       Lástima que no la tenga tan larga como para chuparla o metérmela por el culo.-
-       Eso es auto-felación y el otro no sé cómo se le llama.-
-       Es que a mí ya no me gustan las mujeres, solo prefiero los onanistas desorejados.-
-       Hay mujeres que están para morirse.-
-       Y tíos que la parten.-
-       Yo soy selectivo en ambos.-
-       Jijijiji.-
-       Si es fea y morbosa mejor. Le tengo ganas a una gorda de 150 kilos y que mide 1,50.-
-       Eso es una enana gorda.-
-       Me gustaría follarme una enana y a un enano juntos.-
-       Me das asco.-
-       Porque?-
-       Porque soy muy limpio y normal para los gustos, solo tíos que estén buenos.-
-       Hay quién le gustaría follarse a un payaso.-
-       No me gustan las gordas, solo que sea una polla, allí sí.-
-       Yo tengo varias fantasías por cumplir.-
-       Como cuales.-
-       Una gorda, los dos enanos, un tío muy delgado y alto, hacerlo dentro de la jaula de un bicho.-
-       Vaya fantasías que tienes.-
-       Y bueno.-
-       Yo prefiero gente guapa.-
-       Eso está bien también, pero me quedo con las feas, están más necesitadas.-
-       Solo me excita masturbar algún día a un burro.-
-       Con ser veterinario alcanza.-
-       No, sobarle los cojones, masturbarlo hasta que acabe. No en plan médico.-
-       Vale, es buena fantasía espero que la cumplas.-



Es posible que algunos se sientan incómodos al leer esto, que piensen que solo son depravados que hablan por hablar, pero existen, lo manifiestan, lo elaboran en sus mentes y se quedan pensando en ello.
Lo explícito de la conversación no deja lugar para comentarios, solo la posibilidad de observar un comportamiento al que podemos llegar cualquiera de nosotros, los que decimos que somos normales y serios.
He mostrado las filias donde podemos hallarnos aunque sea enmascarados, y un chat que aseguro es real en un 100%.
Desnudarnos es aparentemente fácil, lo difícil es que ese desnudo llegue a las capas más profundas de nuestro ser, porque solo comprendiendo lo que realmente somos, es la manera en que podamos hacer algo para evolucionar y despegar de esta región fangosa sobre la que vivimos.
Les deseo que tengan tiempo para reflexionar y sacar vuestras propias conclusiones, de ello depende mejorar o seguir como hasta ahora.-


Entradas populares de este blog

OCLOCRACIA O EL PODER DEL VULGO ESTÚPIDO.

Parábola del Ermitaño

Nunca te fíes de la apariencia

La soledad del Águila

Los que se fueron.

Revelaciones

¿HAY TODAVÍA ESCRITORES? (ensayo narrado)