Entradas

Después de los 60. (sugerencias, no consejos)

Imagen
Algunas sugerencias para cuando llegues a esa edad dorada después de los 60. Ten en cuenta que no todo es posible apenas cumplas los 60, habrá muchas cosas nuevas que descubrir, y eso debes ponerlo como meta cada día al levantarte. Esta es la primera sugerencia.
Te dejo las restantes 40 y puedes agregar las tuyas, que prometo leerlo y ponerlo en práctica. 1.No cuentes hacia adelante, ni te regodees en lo que pasó. 2.No pienses que ya eres sabio, eso lo serás después que la lápida adorne tu tumba. 3.Ríete más, hasta que los demás piensen que estás medio loco, que no te importe lo que digan o guarden para sí. 4.No eres joven, por más que los demás así te lo digan, eres adulto y mayor, no lo olvides y tus huesos más articulaciones, te lo agradecerán.
5.Dúchate cada día por la mañana y también por la tarde, no permitas que el “olor a viejo” te gane. 6.Cambia de peinado cada semana, aún eres bello ante el espejo. 7.No te mires con desagrado la tripa, o los rollos de grasa que te adornan, son exper…

Nunca te fíes de la apariencia

Imagen
-Allí va el inútil otra vez, seguro que a chuparle los calcetines al dueño. Me da asco que sea tan pusilánime. 
-Sí, un arrastrado, pero como es el contable no se le puede decir nada.
-¿Cuánto hace que está en la empresa?
-Creo que nació aquí, jajajaja. Al menos debe hacer unos 25 años.
-¿Mucho no?
-Y lo suficiente como para ser el alcahuete de los jefes.
-¿Está casado?
-Mira, en realidad nadie sabe nada de su vida, vive solo aparentemente. Claro tú eres nueva aquí, pero nosotros los viejos, hemos tratado de todas maneras de sacarle algo y nada, el tío es una tumba, no larga el rollo ni que lo estén matando.
-¿Y?... por ser mala solo, ¿pero ninguna se le insinuó para ver qué pasa? Tal vez sea homosexual, digo, que no tengo nada contra la elección de vida… pero, no sé, habría que manosearlo un poco a ver si se empalma, jajajaja.
-¿Y tú te animas a tocarlo? ¡Qué asco, por Dios! Lo pienso y se me anuda el estómago.
-¡Mira! Una nueva dieta, toquetear a Bartolo, se te van las ganas de comer, jajajaj…

Los que se fueron.

Imagen
En uno de mis viajes, di con parar en un pueblo pequeño, de esos olvidados en medio de la llanura, que sobreviven de las labores agrícolas para un terrateniente, y de los animales que tienen como propiedad.
Quedaba poca gasolina en el tanque del coche y viendo que había una al costado del camino, me paré para repostar y estirar las piernas.
Pregunté dónde se podía comer y me dijeron que si tomaba el camino de la derecha, que era consolidado, podía llegar a un pueblo pintoresco, amable y donde comer buena comida de la abuela. También si quería pasar la noche, en lo de doña Juana alquilaban una habitación completa, limpia y con desayuno incluido, de los que me harían recordar a mi madre. Con esos datos y pensando que en realidad haría un viaje al pasado, encontrando la familia ya fallecida, me dejé llevar por una senda, más que un camino. El polvo de meses de sequía se acumulaba en los bancales y los arcenes, dejando tras mi paso una polvareda increíble, pero a la vez una capa del insiste…